Ayuntamiento de Poblete Tel: 926 83 30 14

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Alarcos, parque arqueológico muy importante de la historia de la Reconquista castellana y el mundo ibérico en la provincia de Ciudad Real. En época medieval era una ciudad fortificada capital de la región sur de Toledo. Tras ser destruida en la Batalla de Alarcos el 18 de julio de 1195, los supervivientes fueron trasladados a una aldea próxima llamada Pozo Seco de Don Gil que se refundó como nueva capital por orden de Alfonso X el Sabio y la nombró Villa Real, más tarde se le otorgó el título de ciudad pasando a ser Ciudad Real.

Los hallazgos arqueológicos demuestran la ocupación humana del cerro desde la Edad del Bronce hasta la Plena Edad Media, con un largo periodo intermedio de despoblación en la época romana y visigoda. Los trabajos de excavación y restauración que se vienen realizando en el yacimiento desde 1984 han permitido recuperar un sector de la trama urbana de la ciudad ibérica, así como buena parte de la muralla y del castillo medieval.

Las ruinas del antiguo oppidum ibérico y de la ciudad medieval de Alarcos constituyen uno de los conjuntos arqueológicos más importantes y más extenso (33 ha) de Castilla-La Mancha. Situado en un enclave estratégico, en un cerro elevado en la margen izquierda del río Guadiana, fue un lugar idóneo para el asentamiento de grupos humanos, que lo ocuparon desde la Edad del Bronce.

  • En esta amplia secuencia cultural destacan dos etapas:
  • El desarrollo de la cultura ibérica, que podemos fechar entre los s. VI-III a. C. que ha dejado valiosos vestigios de los que sobresalen los restos de un santuario, una necrópolis y un gran sistema viario.

La existencia de un poblamiento medieval centrado principalmente en el s. XII. Esta última etapa histórica es la más conocida en la actualidad por ser este el lugar donde se produjo la batalla de Alarcos. En el s. XIII, tras la victoria cristiana de las Navas de Tolosa en 1212 y tras el traslado de su población a Villa Real, se edificó la ermita dedicada a la Virgen de Alarcos. Se celebra la romería en honor a la Virgen el domingo y el lunes de Pentecostés.

Oppidum ibérico

El poblamiento más antiguo se remonta a la Edad del Bronce Pleno, con la construcción de un poblado en altura en la parte occidental del cerro, controlando el vado del río Guadiana y los pasos hacía Andalucía y Levante.

Hacía el s. IX a. C., en la transición a la primera Edad de Hierro, se produce un desplazamiento de la población que se va asentando en el resto del Cerro, manteniendo contactos con otros lugares de la Península, especialmente con el suroeste y la Meseta Norte, contactos que se mantienen e incrementan en los siglos siguientes.

En el s. V a. C. la cultura ibérica oretana está plenamente formada y consolidada en Alarcos, alcanzando a lo largo de los s. IV-III a. C. un avanzado desarrollo. La población aumenta y espacios antes dedicados a necrópolis son ahora ocupados por viviendas. A través de todo este largo período se documentan al menos tres fases de ocupación, en la que se aprecian los cambios producidos en el poblado. Las casas, de forma rectangular, tienen una o dos habitaciones con zócalos de piedra, paredes de adobe y techo vegetal. Se organizan en torno a calles pavimentadas con lajas de cuarcita o caliza. En su interior se han encontrado los materiales utilizados por sus habitantes, como cerámicas, útiles de bronce y hierro, de hueso, etc.

Recientemente se han descubierto seis túmulos de una necrópolis con restos óseos humanos en un enterramiento completo con urna y una falcata como ajuar funerario, expuesta en el Museo de Ciudad Real.

Alarcos en la Edad Media

Con una extensión de 33 ha está rodeada por una gruesa muralla de tres metros de espesor. Fue construida rompiendo alguno de los restos de la ciudad oretana, sobre la que se encuentra. En su construcción se aplicaron distintas técnicas. La primera de mampostería, se asienta directamente sobre la roca cuarcítica. Sobre ella se desarrolla una segunda, del mismo momento, en la que una sucesión de tapiales encerados de piedra trabados con cal y puzolana le han dado el aspecto grisáceo que posee.

Sus esquinas se reforzaban con sillares, con la marca del cantero. Tras el abandono de Alarcos, este material fue reutilizado en Villa Real para la construcción de los edificios públicos más antiguos.

Los resultados de la investigación confirman que toda la villa de Alarcos se encontraba en proceso de construcción en los años inmediatamente anteriores a 1195; y los materiales de obra aparecidos junto a la muralla así lo confirman. La mayoría de la ciudad aún se encuentra oculta y tan sólo una pequeña parte de ésta ha sido sacada a la luz. Conserva una de las puertas secundarias de la ciudad. La principal, probablemente, se localizaría algo más al sur.

El castillo

Castillo de Alarcos

Se encuentra situado en el centro de la ciudad y posiblemente haya sido el origen de esta en las diferentes etapas de su historia, es testigo de todos los avatares históricos que vive la comarca.

Sobre estratos de la Edad del Bronce e ibéricos se asentó un castillo de la primera dominación islámica, del que quedan algunos restos.

Desde la conquista de Toledo en 1085 hasta la definitiva conquista de Alarcos en 1212, el castillo de Alarcos, se verá sometido a un proceso de transformación que afectó a todas sus estructuras. Está englobado dentro de la misma planificación diseñada para el resto de la ciudad por Alfonso VIII. En el exterior se rehicieron las torres, cambiando incluso su forma, adaptando está a los nuevos diseños, a la vez que se sumaban otras estructuras defensivas.

El interior el castillo de Alfonso VIII se encontraba en pleno proceso de adaptación en 1195 y quedó inconcluso pero los restos constructivos, que aparecen, son testigo del gran proyecto que pretendía realizar.

Tras la conquista almohade después de la batalla de Alarcos se produce una readaptación del espacio interior del castillo. Articulado este por calles enlosadas que dan paso a una serie de dependencias que cumplen distintas funciones: Alcobas, cocinas, fragua, letrina, etc. A todas ellas, se accede desde un patio que también se encuentra enlosado.

La ermita

Alarcos ermita

De estilo gótico construida entre los s. XIII y s. XIV, declarada Bien de Interés Cultural en 1980. Edificio constituido por tres naves y planta de cruz latina. Las naves están separadas por diez pilares octogonales de piedra caliza, que soportan ocho arcos apuntados. La fachada principal, orientada hacia el suroeste, destaca por su gran rosetón de tracería, rehundido dentro de un marco cuadrado, formado por diecinueve lóbulos tallados en piedra. Dispone de un porche sustentado por ocho columnas de piedra, que continua con la techumbre de la iglesia, de artesonado simple y cubierta de teja.